La psicoterapia se basa en la relación entre el paciente y terapeuta y utiliza técnicas específicas. En Centro EVEL trabajamos en sesiones individuales de una hora de duración, desde un enfoque cognitivo-conductual.

Conoce un poco más sobre los métodos terapéuticos que utilizamos.

Terapia Cognitivo-Conductual

terapia cognitivo

La terapia cognitivo conductual tiene como objeto el tratamiento de la conducta y de los procesos que la subyacen en sus distintos niveles (conductual, cognitivo, fisiológico y emocional). Se considera que la conducta es aprendida, es decir, que viene determinada por nuestra historia, aunque también se tienen en cuenta factores biológicos o sociales.

El objetivo de esta terapia es lograr un cambio conductual en la persona, cognitivo y emocional, modificando su conducta desadaptada y enseñándole conductas adaptadas cuando ella sóla no sabe llevarlas a cabo. Se centra en los factores actuales que determinan el comportamiento, aunque tiene en cuenta los factores históricos que explican el porqué se está dando esta situación actual.

El psicólogo evalúa en todo momento los cambios producidos con la terapia, tanto a corto como a largo plazo, y su generalización en el ambiente habitual de la persona. Es un proceso activo en el que la persona va realizando cambios.

Su eficacia está comprobada empíricamente. Los cambios producidos en la forma de pensar y de actuar llevan a la persona a sentirse mejor. Ayuda a descomponer problemas complejos en partes más sencillas, y a ver cómo estas partes se relacionan entre sí y se ven afectadas unas por otras. Los pensamientos sobre un problema afectan a cómo nos sentimos tanto física como emocionalmente. En esta terapia se enseña a reflexionar sobre su propia manera de pensar para que pueda darse cuenta de qué patrones de pensamiento le puede causar problemas y pueda así modificarlos y sustituirlos por otros más adaptativos.

EMDR

emdr

Las siglas EMDR significan en español Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares. La terapia EMDR supone un enfoque de psicoterapia integradora centrada en el paciente que engloba perspectivas terapéuticas diversas como las técnicas cognitivas, el autocontrol, la comprensión de la historia del paciente, etc… y se dispone en un plan individual y estructurado de tratamiento. Se emplea en terapia para ayudar a la persona a procesar la información relacionada con experiencias traumáticas o estresantes.Cuando la persona tiene recuerdos traumáticos, las percepciones que se activan son las mismas que se activaron en el momento del suceso y se han quedado guardadas exactamente igual. Esto ocasiona mucho sufrimiento a la persona, ya que esta información grabada se activa continuamente ante situaciones similares a la experiencia original.

Esta terapia tiene un amplio reconocimiento internacional. Desde el año 2013 la OMS recoge este enfoque como uno de los tratamientos indicados para tratar con éxito este tipo de problemas, al igual que la mayor parte de las guías clínicas internacionales.

¿Qué se consigue con una sesión de EMDR?

Se consigue que el paciente recuerde la experiencia traumática pero sintiéndola como un hecho del pasado, sin sufrimiento, y generando un esquema de comportamiento mucho más adaptativo. La terapia EMDR activa el sistema de procesamiento de información cerebral del paciente, de este modo el terapeuta puede estimular los mecanismos de curación inherentes a la persona.

El cerebro humano tiene una forma natural de recuperarse de recuerdos y eventos traumáticos. Se trata de un proceso que implica la comunicación entre la amígdala (un núcleo del cerebro que funciona como señal de alarma para eventos estresantes), el hipocampo (un área que ayuda con el aprendizaje, incluidos los recuerdos sobre seguridad y peligro) y la corteza prefrontal (que analiza y controla el comportamiento y la emoción).
Cuando la persona vive algo como amenazante, el cerebro se encuentra en una situación de estrés y se activan las respuestas naturales instintivas de lucha, huida o congelación, que se desactivan cuando el peligro ha pasado.

Sin embargo, a veces, la situación puede superar la capacidad del cerebro para procesarlo, lo que conlleva que las respuestas continúen activas, y sea necesario procesar esos recuerdos y desbloquear las imágenes, pensamientos y emociones perturbadoras. La terapia EMDR ayuda al cerebro a procesar y a reanudar el proceso de curación natural.
El terapeuta dirige el procedimiento con el objetivo de que el paciente procese la información asociada al incidente traumático dirigiéndolo a una resolución adaptativa.

¿Cómo se aplica en terapia el EMDR?

La terapia EMDR parte del Modelo de Procesamiento Adaptativo de la Información (PAI). El modelo entiende el sistema nervioso como un sistema que opera con el ambiente y procesa e integra todo lo que a la persona le va sucediendo. Cuando las experiencias son difíciles o estresantes y, por lo tanto, más intensas o complejas para la persona, el sistema de procesamiento se bloquea y el recuerdo permanece sin elaborar, unido a percepciones, pensamientos, emociones y sensaciones. Esto provoca síntomas en el presente cuando a la persona le ocurre algo que la conecta con la experiencia traumática.

El terapeuta hace una evaluación exhaustiva de la historia de vida del paciente para detectar los traumas que le están impidiendo estar bien. El modelo EMDR tiene en cuenta los componentes fisiológicos, las sensaciones somáticas, las creencias negativas y los estados emocionales relacionados con los síntomas que perturban al paciente. Partiendo de estos elementos, la terapia EMDR ha definido procedimientos para acceder y desbloquear los recuerdos y permitir al sistema nervioso la integración adaptativa de los mismos.
Los procedimientos empleados buscan el reprocesamiento de los recuerdos a través de la atención dual del recuerdo con la estimulación bilateral del cerebro (a través de movimientos oculares o de forma táctil o auditiva). Dicha estimulación bilateral facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales favoreciendo el reprocesamiento de la información y reduciendo la carga emocional.

¿Qué fases componen la terapia EMDR?

De forma resumida, las fases que componen esta terapia son:

1-. Revivir el trauma o el problema en una situación de seguridad dentro del marco terapéutico.
2-. Desensibilización respecto al recuerdo.
3-. Cambio en la perspectiva cognitiva.
4-. Recolocación del acontecimiento en el pasado.
5-. Asimilación e integración de la experiencia.

¿Quién puede beneficiarse de la terapia EMDR?

La terapia EMDR ayuda a niños y adultos de todas las edades. Los terapeutas utilizan la terapia EMDR para abordar una amplia gama de problemas:

• TEPT y otros problemas relacionados con el trauma y el estrés
• Ansiedad, ataques de pánico y fobias
• Enfermedades crónicas y problemas médicos
• Depresión
• Trastornos bipolares y psicóticos
• Trastornos disociativos
• Trastornos alimentarios
• Duelos y pérdidas
• Dolor
• Ansiedad por el rendimiento
• Trastornos de personalidad
• Violencia y abuso físico, sexual y emocional
• Trastornos del sueño
• Abuso de sustancias y adicción
• Violencia y abuso

En todos estos problemas hay investigación mostrando efectos favorables, con niveles de evidencia por ahora muy diversos.

No olvides que la terapia EMDR es una terapia que puede combinarse con otras técnicas o terapias.

Nuestros Centros

Centro 1
666 352 855 | 91 201 33 63
Avenida Miguel de Unamuno Nº1, 1ºC
28806, Alcalá de Henares
Salida 28 de la Nacional II
Centro Inscrito Sanidad CS-14576
Centro 2
666 352 855
Calle Córdoba Nº3, Local de esquina
28804, Alcalá de Henares
Centro Inscrito Sanidad CS-17864

Colaboradores

Colaborador 3
Cuentos de colores
Glorieta Vicente Aleixandre, 3
28806 Alcalá de Henares
918305160
Colaborador 1
Clínica Guerrero Dental
José María Pereda, 6
28806 Alcalá de Henares
918781107
Colaborador 4
CEIPSO Federico García Lorca
C. la Huerta, s/n
28816 Camarma de Esteruelas
918865256