Disfemia o Tartamudez

Las personas que tienen disfemia suelen sufrir tensión muscular en la cara y cuello, así como estrés y ansiedad.

Un leve tartamudeo en la infancia, que aparece en los primeros años de aprendizaje del habla (entre los 2-6 años) puede ser normal. Este desaparece por sí sólo sin que el niño apenas sea haga consciente de que lo hace. Si persiste o empeora hablamos de tartamudeo del desarrollo, y precisa de un tratamiento. Ante la duda siempre es importante acudir a un especialista y tratarlo para facilitar la fluidez del habla y evitar su persistencia o cronificación.

En la mayoría de los casos no existe un motivo que lo desencadene aunque en general hay un componente familiar de predisposición a la tartamudez. La actitud de los padres y profesores ante este trastorno es muy importante en el sentido de no condicionar respuestas de ansiedad en el niño.

Algunos síntomas de este trastorno pueden ser:

Manifestaciones lingüísticas

• Repetición de sonidos, partes de palabras o sílabas o palabras completas.
• Hacer pausas entre palabras o dentro de una misma palabra.
• Tensión o incomodidad cuando habla (espasmos o rigidez facial)
• Añadir palabras o frases que no están relacionadas (discurso no coherente)
• Usar muletillas verbales (como eh o uhm)

Manifestaciones conductuales:

• Retraimiento
• Reacción de angustia y ansiedad a la hora de comunicarse
• Reacciones anormales e inmadurez afectiva
• Mutismo e inhibición temporales

Manifestaciones corporales:

• Tics
• Hipertensión muscular
• Espasmos y rigidez facial
• Alteración fono respiratoria funcional
• Respuestas psicogalvánicas (sudoración excesiva, enrojecimiento…)

Colaboradores

Colaborador 3
Cuentos de colores
Glorieta Vicente Aleixandre, 3-Local
28806 Alcalá de Henares
918305160
Colaborador 1
Clínica Dental Complutense
José María Pereda 6
28806 Alcalá de Henares (MADRID)
918781107