Atención Temprana

La Atención Temprana constituye una serie de intervenciones dirigidas a los niños de 0 a 6 años que presentan necesidades transitorias o permanentes con trastornos en el desarrollo o riesgo de padecerlos. Desde nuestro centro, consideramos la globalidad del niño en nuestras sesiones individualizadas con él, siendo parte esencial de ésta intervención su familia y su entorno.

  • Retrasos madurativos o del desarrollo
    El desarrollo es el resultado de la maduración del sistema nervioso de los niños y niñas que conlleva la adquisición progresiva de habilidades en diversas áreas: social, motora, lenguaje, pensamiento, etc.

    Más información

  • Déficits sensoriales
    Los sistemas sensitivos son los encargados de procesar la información que obtenemos del ambiente para, a partir de ahí, construir los conocidos procesos cognitivos.

    Más información

  • Problemas de conducta o socialización
    Las conductas infantiles inadecuadas pueden ser “normales” hasta una cierta etapa. Sin embargo, cuando se hacen frecuentes o graves es necesario corregirlas.

    Más información

  • TEA: Trastornos del espectro autista (Autismo y Asperger)
    El autismo es un trastorno profundo del desarrollo. Es un modo distinto de pensar y, por tanto, un modo distinto de vivir.

    Más información

Niños y Adolescentes

En nuestro centro buscamos las soluciones más eficaces para las dificultades que puedas encontrar en el camino del desarrollo y aprendizaje de tus hijos. Todos los padres queremos lo mejor para ellos, pero a veces no sabemos cómo ayudarles, ni siquiera entendemos por qué se comportan así. Detrás de una conducta inapropiada o de un abandono de tareas escolares suelen camuflarse dificultades a los que los niños y adolescentes no saben cómo enfrentarse. Nosotros les ayudaremos a superar estas dificultades proporcionándoles herramientas y habilidades para alcanzar su bienestar a lo largo del crecimiento.

  • Problemas de conducta
    La desobediencia, rabietas, negativimo… son parte de los trastornos de conducta más habituales durante la infancia y adolescencia.

    Más información

  • Depresión infantil
    El estado de ánimo depresivo es una parte común y universal del ser humano. Puede darse a cualquier edad y tener muchas causas.

    Más información

  • Ansiedad
    La ansiedad es una señal de alarma o peligro que nos prepara para un mejor rendimiento ante una situación novedosa o amenazante. Es por tanto útil, siempre y cuando no se de de una forma desmedida.

    Más información

  • Miedos y fobias
    ¿Quién no tiene o ha tenido miedo a algo?, ¿quién, alguna vez, no se agarró a su mamá o papá cuando pasaba por una zona oscura o cuando escuchaba ruidos extraños en casa?, ¿quién no ha sentido miedo al presentarse ante un examen, o hablar en público por primera vez?

    Más información

  • Trastornos de la eliminación: Encopresis y Eneuresis
    Los trastornos de la eliminación, enuresis y encopresis, son característicos de la infancia. Su origen puede ser orgánico o psicológico, pero en ambos casos tienen tratamiento.

    Más información

  • TDA (Trastorno por déficit de atención)
    Hablamos de niños inatentos para referirnos a niños con un déficit de eficacia atencional (E.A.). Estos niños muestran dificultades para atender a los detalles, identificar estímulos relevantes, comprender y relacionar detalles, etc.

    Más información

  • TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)
    El trastorno por déficit de atención con hiperactividad representa en la actualidad la problemática más frecuente en psicología infantil.

    Más información

  • Acoso escolar
    Desgraciadamente este es un tema que escuchamos mucho en la actualidad. ¿Conoces los síntomas a los que todo padre debe prestar atención para detectar el acoso escolar? ¿Sabes cómo actuar y ayudar a tu hijo en estos casos?

    Más información

  • Trastornos del aprendizaje - lectoescritores: dislexia, discalculia, disgrafía, disortografía…
    Los trastornos específicos del aprendizaje provienen de alteraciones neuropsicológicas del desarrollo y alteran los procesos cognitivos del lenguaje y del pensamiento.

    Más información

  • Apoyo y refuerzo escolar
    ¿Quieres que tu hijo mejore su rendimiento académico? ¿Te parece que emplea demasiado tiempo en sus tareas sin obtener buenos resultados?

    Más información

Adultos / Parejas

En nuestra vida pasamos por situaciones difíciles y dolorosas que nos marcan y nos dejan heridos, experiencias del pasado o sucesos del presente que hacen que nuestro bienestar se vea afectado. Intentamos resolverlo por nosotros mismos y a veces aprendemos la manera de convivir con ese sufrimiento. Sin embargo no lo solucionamos y llega un momento el que nada de lo que hacemos funciona y es necesario buscar ayuda de un profesional.

Desde la terapia psicológica Cognitiva-Conductual, trabajamos en la recuperación del equilibrio personal, interviniendo en las tres áreas que componen a la persona: el área del pensamiento, el área emocional-físico y el área conductual.

  • Estrés
    El estrés es una reacción fisiológica del organismo que aparece en el momento que hay que reaccionar y defenderse ante una situación que se percibe como amenazante o peligrosa, esto es una reacción normal si ocurre de manera esporádica y ante hechos puntuales que provocan estrés de corta duración

    Más información

  • Ansiedad
    Aunque la ansiedad es necesaria, puede llegar a convertirse en un problema, algo que no nos deja disfrutar ni estar tranquilos, por lo que se hace imprescindible adquirir habilidades para manejarla.

    Más información

  • Fobias y miedos
    Una fobia es un trastorno emocional o psicológico que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas, o también a los lugares cerrados (claustrofobia), o a los espacios abiertos y muy transitados (agorafobia). Las fobias son un tipo de trastorno de ansiedad en la cual la persona puede sentirse extremadamente ansiosa o tener un ataque de pánico cuando es expuesta al objeto de su miedo.

    Más información

  • Obsesiones
    Las personas que sufren de un trastorno obsesivo van acompañadas de un gran sufrimiento, lo que les puede llevar a una depresión o un trastorno de ansiedad severo. Los cuadros obsesivos están dentro de los llamados trastornos de ansiedad. En ocasiones la obsesión va acompañada de lo que se denominan conductas compulsivas, que son conductas físicas, verbales, o incluso mentales, cuya función es reducir el estado de inquietud, intranquilidad, o ansiedad que provoca el pensamiento obsesivo. Esto es lo que se llama Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC).

    Más información

  • Trastornos del estado de ánimo  (depresión, disforia)
    Sentirse triste y decaído es normal, pero si ese sentimiento se mantiene más de dos semanas, puede que sea necesario acudir a un especialista. Es importante poner remedio a la depresión lo antes posible.

    Más información

  • Terapia de pareja
    Aprender a estar en pareja, juntos y en armonía, es un trabajo conjunto. Aunque el amor es parte fundamental de la relación de pareja es necesario estar dotado de estrategias de solución de problemas cuando aparece el conflicto.

    Más información

  • Trastornos de la sexualidad
    Disfrutar de una buena vida sexual es satisfactorio y beneficioso para la persona, pero a veces no es sencillo cuando hay factores que impiden el buen funcionamiento de nuestra sexualidad.

    Más información

  • Trastornos de alimentación
    Los trastornos de la conducta alimentaria son alteraciones en los hábitos alimentarios, cuyas consecuencias pueden ser serias a nivel físico, psicológico y social, y que van acompañados de factores de riesgo tanto internos como externos que pueden favorecer su aparición.

    Más información

  • Trastornos del sueño
    Es frecuente oír a la gente quejarse de haber dormido poco o mal. Esto no es un problema si ocurre de manera puntual. De lo contrario, si el dormir mal se mantiene durante varias noches seguidas o nos ocurre de manera continuada en un periodo de tiempo amplio, puede tener serias repercusiones en el desarrollo de nuestra vida diaria. Cuando dormimos mal o poco, estamos más cansados, más irritados, nos cuesta mantener la atención y la concentración, nuestro rendimiento empeora, dejamos de disfrutar de la compañía de otros y de realizar actividades placenteras.

    Más información

  • Agresividad
    El origen de la agresividad es el sentimiento de ira, una emoción humana y natural, pero la conducta agresiva se debe a la falta de capacidad para controlarla. Una conducta agresiva va desde el ataque físico a gestos o palabras.

    Más información

Logopedia

Desde nuestro centro llevamos a cabo la evaluación, diagnóstico y tratamiento de problemas, disfunciones, retrasos o trastornos del habla, de la voz y del lenguaje, así como la planificación y ejecución de acciones preventivas para mejorar las funciones verbales y comunicativas de personas sanas.

Trabajamos con personas de cualquier edad, sea cual sea la causa que origina el trastorno (funcional, orgánica o adaptativa).

  • Retraso simple del lenguaje
    Esta alteración se caracteriza por un retraso en la aparición o en el desarrollo de los niveles del lenguaje (fonológico y morfosintáctico).

    Más información

  • Dislalia
    Este trastorno consiste en la incapacidad del niño para pronunciar correctamente los sonidos del habla que son esperables según su edad y desarrollo.

    Más información

  • Disfasia – TEL (Trastorno específico del lenguaje)
    La Disfasia se manifiesta en una alteración en la expresión y comprensión del lenguaje.

    Más información

  • Disfemia o Tartamudez
    La disfemia es un trastorno de la comunicación que se caracteriza por interrupciones involuntarias en el habla.

    Más información

  • Disfonia
    La disfonía es cualquier alteración en la emisión de la voz, tanto en la intensidad como en las cualidades básicas del sonido verbal; en definitiva, volumen, tono y timbre inadecuados.

    Más información

  • Deglución atípica
    La deglución atípica o infantil es una forma de tragar en la que la lengua no se posiciona de una forma adecuada, sino que hace presión sobre los dientes, sin llegar a contactar correctamente con el paladar.

    Más información

  • Afasia
    Es un trastorno del lenguaje debido a una lesión cerebral de las zonas del cerebro responsables del lenguaje. Para la mayoría de las personas estas zonas se encuentran en el hemisferio izquierdo.

    Más información

  • Disartria
    Es un trastorno de la expresión verbal causado por una alteración en el control muscular de los mecanismos del habla. Comprende las disfunciones motoras de la respiración, fonación, resonania, articulación y prosodia.

    Más información

  • Disfagia
    Trastorno deglutorio consistente en la incoordinación de la fase en la que el bolo pasa por la orofaringe. Se manifiesta por un impedimento para tragar líquidos, sólidos o ambos tipos de alimentos.

    Más información

  • Parkinson
    El párkinson es una enfermedad crónica y afecta de diferente manera a las personas que la padecen. La evolución puede ser muy lenta en algunos pacientes y en otros puede evolucionar más rápidamente.

    Más información

  • Esclerosis múltiple - Esclerosis lateral amiotofrica
    La Esclerosis Múltiple es una enfermedad neurológica que se suele presentar en adultos y jóvenes. Su origen y su cura son desconocidos, pero la investigación no cesa. En ella reside la esperanza de encontrar pronto una solución definitiva a la Esclerosis Múltiple.

    Más información

Trastornos del espectro del autismo (TEA)

El trastorno del espectro del autismo es un trastorno del neurodesarrollo de origen biológico, que suele aparecer en edades muy tempranas (alrededor de los 3 o 4 años) y que tiene una evolución crónica con diferentes niveles de gravedad, según el caso y el momento evolutivo de la persona.

Agrupa síntomas muy heterogéneos, entre los que destacan: dificultades en la interacción social, alteraciones en las habilidades de comunicación, alteraciones cognitivas y patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivas y repetitivas. Se llama espectro porque designa a un grupo de trastornos que, como decimos, pueden ser muy distintos, pero que comparten unos síntomas comunes, un substrato biológico común y una respuesta terapéutica similar. Eso sí, estos síntomas pueden variar en intensidad, duración y gravedad.

¿Cuándo aparecen las primeras sospechas?

Los padres suelen detectar un retraso en esta adquisición del lenguaje entre los 18-24 meses de edad. Durante esta etapa se aceleran los progresos en la adquisición del lenguaje de los niños neurotípicos, refiriéndonos con este neologismo a los niños que no sufren este trastorno.

Para el diagnóstico del TEA se deben tener en cuenta los siguientes dominios: comportamiento social, habilidades de comunicación, motricidad/conducta y cognición. No hay que alarmarse excesivamente si detectamos este retraso en la adquisición del lenguaje en esta etapa temprana, pero sí es un buen momento para consultar a un especialista.

Veamos algunas alteraciones más significativas que nos servirán de pistas para detectar un caso TEA:

Alteraciones del comportamiento social

Cuando hablamos de niños autistas, imaginamos niños tímidos, que no hablan ni juegan con nadie, que parecen vivir ensimismados en su mundo, ignorando a todos. Estas dificultades en su comportamiento social son las más conocidas por todos.

Se pueden encontrar tres patrones distintos de relación social en el TEA (Wing y Gould):
 - Aislado: que evita la interacción social de forma activa.
 - Pasivo: que soporta pasivamente la interacción social, pero no la busca.
 - Activo, pero extravagante: que interactúa de un modo extraño y excéntrico.

No todos los autistas muestran el mismo tipo de alteración social. Algunos hacen intentos de acercamiento, aunque utilizan por lo general estrategias conductuales inadecuadas.
Los niños autistas parecen necesitar un menor contacto, incluso con sus padres. No buscan el contacto afectivo (besos, abrazos). Tampoco suelen quejarse cuando se hacen daño para que les consuelen, ni gritar para llamar la atención.
Suelen preocuparse por que el medio permanezca invariable, mostrando normalmente hipersensibilidad al cambio. Es por ello que necesitan rutinas y pautas habituales estables. Reaccionan a los cambios con berrinches, a veces de forma desproporcionada.
También suelen desarrollar preocupaciones ritualistas, como comer siempre un determinado alimento, usar el mismo vaso para beber, llevar siempre los mismos zapatos, memorizar cosas.. En estos rituales invierten gran cantidad de tiempo.

Alteraciones motoras y conductuales

También es bien conocido que los niños autistas suelen tener aleteos de brazos o manos, balanceos con el cuerpo, posturas extravagantes y otras conductas muy variadas. Estas conductas se denominan a veces autoestimuladoras, y parece que no tienen otra función más allá de proporcionar al niño retroalimentación sensorial o cinestésica.

Alteraciones cognitivas y funciones ejecutivas

En edades tempranas es característico un pensamiento rígido e inflexible, que se traducen en estos comportamientos estereotipados y dificultades para las relaciones sociales.
Las funciones ejecutivas son las habilidades cognitivas autodirigidas necesarias para planificar, organizar, revisar, evaluar nuestro comportamiento y dirigirlo hacia una meta para adaptarnos de la mejor forma posible utilizando la información disponible. Las más estudiadas en niños con TEA y que están más alteradas son la flexibilidad cognitiva, la memoria funcional y el control inhibitorio. Esto se traduce en un pensamiento rígido, baja tolerancia a la frustración, impulsividad y dificultades de autocontrol, que conllevan en algunos momentos rabietas y episodios de ira, e incluso a veces conductas autoagresivas. Sin embargo, el comportamiento puede variar mucho de unos niños a otros.
En adolescentes y adultos hay dificultades para planificar, organizar y tomar decisiones.

Capacidad intelectual

Algunos estudios confirman que aproximadamente en la mitad de los casos, los niños con TEA presentan una discapacidad intelectual asociada. Su capacidad adaptativa está afectada negativamente de forma significativa, incluso en aquellos niños con un CI próximo a la media. Algunas personas con TEA pueden tener habilidades especiales que se conocen como islotes de habilidad, en las que destacan asombrosamente, como tener una gran capacidad para memorizar largas listas de elementos. por ejemplo.
Otra alteración cognitiva, es la conocida como “ceguera mental”, que se refiere a la incapacidad que presentan los niños con TEA para atribuir estados mentales a los demás. Así, un niño con TEA no reconoce adecuadamente las emociones, intenciones y creencias de los demás, lo que le dificulta enormemente la relación social adecuada.

Atención y sensopercepción

Las respuestas de los niños con TEA ante la estimulación sensorial son respuestas anormales. Puede que no respondan a un ruido intenso, y que respondan de forma desproporcionada al percibir un leve sonido. Igualmente, pueden no ver un objeto claramente visible, y visualizar un pequeño objeto que se encuentre a más distancia. Estas respuestas parecen responder a una rigidez hiperatencional.
Es frecuente una escasez de atención conjunta y de referencia social, ausencia de imitación y, por ende, de juego simbólico. Tienen dificultad en el uso de habilidades para compartir y responder a información emocional. En los primeros años se nota ausencia de sonrisa social, y falta de expresividad emocional, así como ausencia o dificultad para responder a su nombre.

El sueño también se ve alterado, tienen dificultad para dormirse y permanecer dormidos. Estos trastornos del sueño dificultan más la adaptación en la vida cotidiana.

Todo este extenso y heterogéneo abanico de síntomas hace que no resulte exagerado decir que cada niño con TEA es un caso único, y necesita una intervención singular, preparada por especialistas que evalúen sus dificultades y desarrollen un programa de trabajo con objetivos adaptado para cada niño y su contexto.

Problemas de conducta o socialización

El recién nacido es hedonista y egocéntrico, es decir, busca de forma permanente su placer y la atención inmediata de sus deseos y necesidades, y se considera el centro de todo, el más importante, lo cual le hace ver la realidad del mundo desde una única perspectiva, la suya.

Además de esto, lo cual es completamente normal hasta los 5 o 6 años como máximo, se le une que el niño no tiene ninguna noción respecto a los valores. Es incapaz de saber lo que es correcto e incorrecto, de ahí la importancia de que la figura adulta que esté a su cargo, le muestre, poco a poco y aprovechando cualquier circunstancia, lo que debe y no debe hacer, para ir orientando al niño hacia el buen comportamiento, tanto en la escuelao en casa, como en la vida en sociedad, pues de no ser así, llegará un momento en el que tendrá que enfrentarse a serios problemas emocionales, profesionales…

Por otro lado el adulto debe ayudar al niño en el aprendizaje del autocontrol, pues en este periodo el niño aprende sobre todo a controlar su genio, sus impulsos agresivos y sus miedos.

Los gritos, golpes, pataletas o insultos son el único modo de comunicación que conocen para llamar la atención y conseguir aquello que desean y que, por una razón desconocida, se les prohíbe. Además, en muchas ocasiones, con este mecanismo, provocan que el adulto les preste atención, simplemente para evitar que el niño continúe armando escándalo, llorando o arremetiendo contra algo o alguien, hecho que consigue que el niño considere que su forma de actuación es la adecuada para conseguir aquello que ansía.

Por ello, en estas edades es crucial para su correcto desarrollo tanto social, emocional e intelectual, ponerles límites, lo cual significa enseñarles que todos tienen los mismos derechos, que existen otras personas en el mundo, que sus derechos acaban cuando terminan los de los demás, que pueden hacer muchas cosas pero que otras no, que deben aprender a convivir, a tolerar pequeñas frustraciones para que en el futuro puedan superar los inconvenientes de la vida con equilibrio y sensatez, que desarrollen la capacidad de ser paciente, de esperar su turno sin necesidad de discutir o de desistir, que conozcan que no todo el mundo tiene que satisfacer todos sus deseos, y enseñarle que a cada derecho le corresponde un deber.

No obstante, para que todos estos límites sean asimilados y comprendidos por el pequeño, es primordial que el adulto comprenda al niño y le dé ejemplo de los principios que predica y respete tanto la ley como a las personas, pues para el pequeño el adulto es su referente y guía, al cual quiere imitar y parecerse en todo momento.

Déficits sensoriales

Cuando existe un déficit sensorial se produce una limitación, restricción, o alteración del funcionamiento normal de un individuo.

Son déficits sensoriales todas las deficiencias relacionadas con los sentidos, siendo los auditivos y visuales los más importantes, puesto que son los que que proporcionan la mayor parte de codificación y decodificación del mundo externo e interno:

o Déficit auditivo implica dificultades en el desarrollo y adquisición del lenguaje, así como del desarrollo cognitivo y la adquisición de información y en el desarrollo social.

o Déficit visual implica problemas en el lenguaje, problemas motrices, una mala adaptación, alteración en el comportamiento, mal aprendizaje de las habilidades adaptativas o una mala corrección de los comportamientos mal adaptados, entre otros.

Retrasos madurativos o del desarrollo

El niño, desde sus primeros meses de vida, comienza a experimentar una serie de trasformaciones, por las cuales aumentan sus habilidades y conocimientos para pensar, percibir y comprender.
Dichas habilidades son conocidas como “hitos del desarrollo” y son diferentes para cada rango de edades.
Cuando un niño presenta un retraso madurativo o del desarrollo quiere decir que mantiene características similares a niños de menor edad cronológica, es decir, las habilidades conseguidas por él hasta el momento, son correspondientes a un rango de edad inferior al que le corresponde.
Dicho retraso puede verse reflejado en las siguientes áreas del desarrollo:

o Área cognitiva: habilidades de aprendizaje, pensamiento, comprensión, resolución de problemas, memoria, razonamiento, etc.
o Área del lenguaje: la capacidad de hablar, de expresarse mediante su lenguaje corporal y gestos, de comunicarse y entender lo que otros dicen.
o Área socio-emocional: la capacidad para mantener relaciones interpersonales con personas conocidas y desconocidas, interactuar, reconocer emociones en sí mismo y en otros, etc.
o Área motora: motora gruesa (saber usar sus músculos grandes para sentarse, caminar correr, mantener el equilibrio, etc) y motora fina (habilidades para usar sus manos y dedos para poder escribir, vestirse, jugar, comer, etc).

Es importante saber que en el retraso madurativo hay un retraso cronológico pero sigue habiendo un curso normal de desarrollo. Aproximadamente el retraso puede ser de un año o dos a lo sumo.

Refuerzo Escolar

A veces no existe ninguna causa más que justifique el bajo rendimiento académico que la falta de recursos para el estudio. Para obtener un buen rendimiento debemos tener en cuenta que clavar el codo en la mesa durante largos periodos de tiempo no es suficiente. Existen muchos más factores que entran en juego a la hora de obtener unos buenos resultados. La motivación, las aptitudes intelectuales, las técnicas de estudio, los hábitos y la gestión del tiempo son tan importantes como el estudio en sí.

En nuestro centro evaluamos las causas por las que el rendimiento académico no es el adecuado y diseñamos un plan de intervención específico para corregirlo. Te damos apoyo en las asignaturas que necesites, trabajando desde la base del problema, para rentabilizar al máximo el tiempo de estudio.

Además trabajamos el desarrollo del pensamiento lógico-matemático, que está relacionado con la habilidad de trabajar y pensar en términos de números y la capacidad de emplear el razonamiento lógico. Este pensamiento permite sistematiza y contextualizar el conocimiento de las matemáticas, es decir, va mucho más allá de lo que conocemos como “asignatura de matemáticas”. Todos podemos desarrollar este tipo de pensamiento con un entrenamiento.

¿Por qué es importante desarrollar el pensamiento lógico-matemático?

  • Fomenta la capacidad de razonar
  • Proporciona orden y sentido
  • Desarrolla aspectos como el logro de metas, que conlleva el éxito personal
  • Nos proporciona capacidad de resolver problemas, formular hipótesis y establecer relaciones y predicciones

¡Conócenos y aprende a sacar el máximo partido a tu tiempo de estudio!

Llámanos, rellena nuestro formulario o contacta con nosotros a través de WhatsApp para informarte

Colaboradores

Colaborador 3
Cuentos de colores
Glorieta Vicente Aleixandre, 3-Local
28806 Alcalá de Henares
918305160
Colaborador 1
Clínica Guerrero Dental
José María Pereda 6
28806 Alcalá de Henares (MADRID)
918781107